Petateándolo

El diputado panista, Fernando Larrazábal Bretón, ya comienza a sentir los rigores de su precandidatura hacia el 2009.

* Publicado en Periódico Crucero | LosTubos.com

Lo más interesante (para mí) de este cartón, fue la documentación que hice acerca de la tradicional frase “Asustar con el petate del muerto” (que resultó más ameno que documentarse con la carretilla de expedientes del “caso Larrazábal”).
Pero también leí un poco sobre otros usos coloquiales que se hacen con el petate, y sobre todo, en su relación con la política mexicana.

Es todo un tema aparte que desarrollarlo sería un buen ejercicio político-cultural . Por lo pronto, les dejo un textito a propósito del mismo:

Existió en esta Guadalajara, una cofradía llamada de la Santa Vera Cruz, con su iglesia y hospital anexos; en los terrenos donde estuvo ubicada, después se levantó el actual templo de San Juan de Dios; ahí se veneraba la imagen de un Señor Crucificado llamado “de los siete velos”, el cual era una copia de la que regaló Carlos V a la archicofradía de la Santa Cruz, de la ciudad de México (fundada en 1526). Por uno de los muchos oficios que hacía la cofradía de la Santa Cruz, salió a relucir la frase “asustar con el petate del muerto”, la cual se hizo muy popular entre la gente; el origen de esta vieja frase o proverbio, nos la cuenta el señor José T. Laris.

“Entre los principales deberes de los cofrades de la Santa Vera Cruz, era uno el asistir a los ajusticiados que morían en el patíbulo; y así, al ser condenado a muerte un reo, se entregaba a los Hermanos cofrades, quienes lo confortaban con frases de consuelo, alentándolo a morir con entereza y corriendo por cuenta de ellos todos los gastos que ocasionaba el sepelio del ajusticiado, inclusive la mortaja y el ataúd.

Con el tiempo, tanto éste como aquella fueron muy humildes por la escasez en que se vieron los Caballeros de la Santa Cruz, que se refiere que ya en el siglo XVIII no proporcionaban a los cadáveres de los muertos en el patíbulo, más que un miserable petate que era llevado procesionalmente del hospital al lugar del ajusticiamiento. “Los espíritus mezquinos que de todo hacen mofa, sin comprender la honda filosofía de aquel acto piadoso, comenzaron no sólo a motejar a los cofrades de Santa Cruz, llamándoles, Caballeros del Petate, si no que cuando veían venir la procesión conduciendo el petate a guisa de mortaja, exclamaban: No me asusten con el petate del muerto. “Frase que salía de los labios de la gente maleante o que estaba en peligro de correr la misma suerte del reo por sus actos facinerosos…… A la consumación de la Independencia, los Caballeros del Petate cambiaron su nombre por el de “Ciudadanos de la Santa Vera Cruz”, pero lo que no cambió fue la frase, ya que tomó mucha fama y estuvo muy en boga en todas las reuniones hasta mediados del siglo XIX.

Actualmente es raro escuchar esta frase, pero platicando con gente de mucha edad, me dijeron que “espantar con el petate del, muerto”, todavía se utiliza en algunos pueblos de Jalisco y Michoacán (como entre otras partes), es sinónimo de la no cobardía, por ejemplo: · Fulano se quiere pelear conmigo. · Pues adelante, no te asustes con el petate del muerto, golpéalo. · Ve a invitar a Zutana a bailar, · No, es que… · ¡Uy, manito! Tú te asustas hasta con el petate del muerto.

Una lectura muy recomendable que podrán encontrar en Guadalajara.net